INICIO > TURISMO RURAL CAZORLA > PARQUE NATURAL DE CAZORLA
Turismo Rural Cazorla
,
Rutas, miradores, museos, embalses, ríos... todo lo necesario para que puedas disfrutar de Cazorla.
Turismo Rural Cazorla

AGUILAS Parque Natural Sierra de Cazorla

Turismo Rural Cazorla

AGUILAS Parque Natural Sierra de Cazorla

(Parque Natural de Cazorla - JAEN)
En vuelo y visto por debajo, el águila culebrera es mucho mayor que el ratonero común. Además, aquélla es muy clara, salvo en la garganta generalmente parada o moteada. Sus patas son grises. Hace un vuelo cernido o permanece inmóvil de cara al viento.  El nido del águila culebrera está colocado en una conífera (picea, abeto o pino); se le ha visto también en las encinas y en otros árboles. Longitud: De 64 a 70 cm. Envergadura: De 1,6 a 1,8 m. Peso: De 1,5 a 2 kilos. Incubación: Alrededor de 46 días. Distribución: Sur y sudeste de Europa. África, India, Asia centra. Circaetus gallicus.

- El águila culebrera es una especie que ejerce una importante función de control de las poblaciones de ofidios, tanto culebras como víboras, siendo una auténtica especialista en la caza de estas especies.

- La población de águilas culebreras en España se estima en unas 2.000 parejas aproximadamente, siendo su distribución bastante irregular, ya que existen regiones donde es bastante frecuente, como Extremadura, mientras que en otras zonas de la Península pasa por ser una especie poco frecuente.

- Como el resto de las rapaces, tanto diurnas como nocturnas, el águila culebrera es una especie protegida por la ley.

El hábitat típico de nidificación del águila culebrera en España lo forman los bosques de encinas, alcornoques y pinos, pero siempre que tengan abundantes zonas aclaradas donde poder cazar.

Su distribución en Andalucía está muy generalizada en todas las provincias, tanto en las zonas de montaña como en los bosques de llanura. Las principales poblaciones de esta especie se encuentran en las Sierras de Cazorla y Segura (Jaén), Aracena (Huelva) y Andujar (Jaén).

- El águila culebrera utiliza la Península Ibérica para reproducirse Abandona España a finales de septiembre para pasar el invierno en África, regresando de nuevo a nuestro país en el mes de marzo.

- Suele cazar en terrenos abiertos, utilizando con asiduidad la técnica de cernirse en el cielo sin apenas mover las alas.

- Es la única rapaz que se alimenta casi exclusivamente de serpientes. Aproximadamente un 90% de su dieta alimenticia está basada en estos animales. El resto de su alimentación lo forman lagartos y lagartijas.

- El águila culebrera tolera muy bien la vecindad de otras rapaces en su territorio, pero no de individuos de su misma especie. Instalan sus nidos, sobre todo en pinos y encinas.

- La puesta de esta especie es de un único huevo del que tras un período de incubación de unos cuarenta y cinco días nace un polluelo recubierto de un suave plumón blanco.

- Suelen emitir estridentes gritos lastimeros, que son escuchados especialmente durante el celo, en la época de reproducción.

El águila real

El águila macho lleva la comida. La hembra alimenta a los aguiluchos. Desgarra la carne con el pico y extiende los pedazos ante ellos. A las siete u ocho semanas, los pequeños son ya capaces de despedazarla por sí mismos. El aguilucho pesa 100 gr. al salir del huevo y 4 kg. setenta y cinco días después. Las águilas difieren de las otras aves rapaces diurnas, entre otras características, por la forma de las plumas de la nuca y el cuello, que en su caso son claramente puntiagudas. Las patas están, además, cubiertas de plumas hasta los dedos. Sus garras miden varios centímetros de largo. Longitud: de 80 a 95 cm. Peso: de 3 a 6,5 kg. Envergadura: 2,30 m. Longevidad: 18 años en la naturaleza; en cautividad.

La silueta del águila real en vuelo se parece a la del ratonero. A finales del invierno, macho y hembra sobrevuelan la cumbre de la montaña. A veces, se agarran de las patas durante sus evoluciones y caen como piedras, separándose justo antes de llegar al suelo. Hace horas que el águila real da vueltas en el cielo. Por fin divisa a 2 Km. una liebre joven, tumbada en la hierba. Desciende en picado, a 150 Km. hora, frena en el último momento y se abate sobre el lebrato. Sosteniendo la presa entre sus garras, el ave remonta el vuelo hacia el lugar en que le esperan sus pequeños. Normalmente, el águila real caza por sorpresa, recorriendo los declives a pocos metros de altura.

El águila perdicera

Algunas de las presas del águila perdicera l as caza hasta una distancia de 4 Km. de su nido. Las patas, amarillo oro en la cría, se vuelven más claras cuando el ave alcanza la edad adulta. Están cubiertas de plumas hasta la base de los dedos.  El nido se compone de ramas que el águila lleva e sus patas. El interior está tapizado de ramos de roble y de boj, que son transportados en el pico, porque son mucho más finos. Longitud: de 65 a 72 cm. Envergadura: de 1,5 a 1,7 m. Peso: 2 kilos. Incubación: alrededor de 38 días. Distribución: Europa meridional, magreb, próximo oriente, sur de Asia. Hieraetus fasciatus.

El águila pescadora

El águila pescadora pesca, sobre todo, peces que pesan entre 75 y 200 gr. A veces, ataca a una carpa o a un lucio de 3 kilos, temeridad que le resulta funesta, pues, incapaz de desprender sus garras, termina siendo arrastrado por aquél. En alguna ocasión, se han encontrado esqueletos entrelazados de grandes peces y águilas pescadoras. La hembra pone tres o cuatro huevos a intervalos de dos o tres días, y macho y hembra se encargan de su incubación. Los polluelos rompen el cascarón a finales de mayo y abandonan el nido unos dos meses después, y, faltos ya de la protección de sus padres, tienen que salir de su territorio en búsqueda de alimentos.

Sus garras miden unos 36 mm y la cara inferior de los dedos posee numerosas rugosidades, muy útiles para retener a los peces de cuerpo viscoso. La cabeza blanquinegra del águila pescadora revela su presencia desde una gran distancia, pues no hay otra ave rapaz europea que ofrezca ese contraste de colores. Longitud: 60 cm. Peso: 1,5 a 1,7 kg. Envergadura: 1,5 a 1,7 m. Período de incubación: 38 días. Longevidad: 24 años (en libertad).

Mientras vuela a una altura entre diez y cincuenta centímetros de la superficie del agua, el águila pescadora busca su presa sin cesar de volver la cabeza, de repente, se queda un instante suspendida en el aire, tiende las patas hacia adelante, se zambulle levantando un surtidor de agua, y se remonta en seguida con su presa, sin haber llegado a sumergirse completamente. El pez atrapado lo mantiene con la cabeza hacia adelante, hasta que se posa en una rama para comerlo, tiempo en el que suele invertir de treinta a ochenta minutos.

Fuente y derechos: José Gómez Muñoz, "El Último Edén"