INICIO > TURISMO RURAL CAZORLA > PARQUE NATURAL DE CAZORLA
Turismo Rural Cazorla
,
Rutas, miradores, museos, embalses, ríos... todo lo necesario para que puedas disfrutar de Cazorla.
Turismo Rural Cazorla

LINAREJOS, PUERTO DEL CALVARIO

Turismo Rural Cazorla

LINAREJOS, PUERTO DEL CALVARIO

(Parque Natural de Cazorla - JAEN)
Camino de los pinos recios y prados de las hierbas finas, por donde los hondos silencios son como notas divinas que regalan limpios cielos de eternidades purísimas.

  • Duración aproximada: 1,5 horas.
  • Dificultad                  :    Baja.
  • Solo andando. Zona restringida.

Es esta una zona restringida y por eso el paso a los coches se encuentra cortado con cadena. La emoción se haya en recorrer los paisajes andando. El trayecto es una pequeña ruta llena de encanto que discurre pegada a las tierras llanas del arroyo Frío y asciende suavemente hasta alcanzar las cumbres. Una ruta nada espectacular  pero profundamente llena de belleza por los magníficos paisajes.  De la zona de acampada de Linarejos sale la pista forestal cuyo recorrido se alarga hasta las aguas del río Borosa.  Un paseo delicioso que nos llevará hasta las cumbres del Puerto Calvario y que tardaremos en hacer entre cuatro o cinco horas, dependiendo del ritmo y los descansos para gozar los paisajes. El punto final del recorrido, es el Puerto y entre ida y vuelta podemos echar un día entero. 

           Sobre las llanuras de esta suave cumbre, existen multitud de rinconcillos, a un lado y otro, que recorriéndolo despacio, nos llenarán de profundo gozo. Aunque también, con sólo la contemplación de las amplias panorámicas, repletas de barrancos, valles y cumbres, nos  puede bastar para colmar el día hondamente. Por esta zona de Puerto Calvario y para el lado del valle del Guadalquivir crecen grandiosos ejemplares de quejigos. Muchos ya se han secado de tan viejos pero sus podridos troncos todavía proporcionan asombro más que suficiente. Recorrer estas cumbres y gozarlas despacio es el mejor premio de la ruta.

Fuente y derechos: José Gómez Muñoz, "El Último Edén"